La celebración de una tradición, significa para mí un nuevo reto, un nuevo intento de buscar y capturar los mejores momentos, sin perder de vista ningún detalle; me concentro en hacer lo mejor que puedo, para dejar un documento que en el tiempo muestre a las generaciones futuras el desarrollo y energía de los hechos que se viven cada año.

Es lógico, antes de llegar uno se traza posibles objetivos, esa fue mi intención ese día al despertar, lo que no me esperaba era el grado de organización del evento y lo difícil que se ponía con el pasar de las horas; el reto tuvo que ser modificado, el objetivo se vio difuso, pero la creatividad y el esfuerzo por hacer bien las cosas me llevo a no dejarme envolver por el desorden pero sí por el momento.

Bajo un día de mucho sol, estando en pleno tiempo de verano, con lluvias nocturnas y entre mucha gente (locales y visitantes que se dieron cita a la Parranda de San Pedro) se desarrolló la parranda; solo nos queda el deseo de volver el próximo año a capturar nuevamente aquellos momentos y rostros que nos trasmiten esa emoción de ser parte de la parranda.

Siempre Dios hace su voluntad, y es que la tradiciones aseguran con su Fe la fuerza que tiene sobre nosotros un milagro, esta vez el de un apóstol que se convirtió hoy en nuestro centro de enfoque.

Seguiremos recorriendo nuestro país buscando momentos y rostros, que nos demuestren lo bonito de las Tradiciones.

Argenis Andrade

Argenis Andrade
@andradeargenis
andradeargenis@gmail.com