Cada vez que sales en la búsqueda de nuevas imágenes a una fiesta tradicional, solo estas seguro de una cosa:  estas listo para sorprenderte de alguna u otra manera.

La parranda de San Pedro en Guatire no sería la excepción,  aunque esta vez la mayor sorpresa sería la complejidad de abordarla;  y es que esto de que la fiesta esté dividida entre cinco parrandas oficiales y muchas otras que funcionan como una especie de satélites, hace que para nosotros los fotógrafos sea excesivamente compleja la logística al tratar de seguirlas a todas; más aun,  cuando los programas pareciesen ser un saludo al a bandera y todos se cruzan por todas la calles del pueblo generando entre si algo muy similar al caos.

Sin embargo, ajustas las cosas, resuelves en el sitio, coordinas con tu gente y las cosas fluyen de la mejor manera.  Ya no buscas cultores, ni personas del pueblo para informarte, sino que vas directo a la fuente, el “abanderado” de cada parranda se convierte en tu aliado, pues finalmente es quien encabeza “la procesión” y de alguna forma, es el único que sabe hacia donde se dirigen.

De este viaje me quedan recuerdos muy agradables, momentos, anécdotas… tal y como ocurre siempre;  aunque esta vez, creo que lo más importante que me llevo, es ese sabor que te deja el saber que “tus muchachos” están creciendo, están madurando;  esa sensación que te hace pensar que lo que estas haciendo va por buen camino.   Verlos sortear la complejidad de una fiesta como esta y posteriormente ver los resultados, realmente es alentador, motivador y ¿por qué no? hasta inspirador.

Resta mucho por hacer,  por lo pronto nos enfocaremos en lo que resta del calendario de este año;  pero eventualmente, se que no puedo estar tranquilo, de seguro estas experiencias servirán de insumo para generar nuevas iniciativas, nuevos proyectos… disfrutemos del camino y estaremos atentos de observar finalmente a donde nos lleva…

 

rarispe_avatar

Ricardo Arispe
@rarispe
ricardo.arispe@gmail.com